Opening: Devotos insectos, sagrados corazones

0
647

El Museo de sitio Ex Convento Dieguino está situado en el corazón de la ciudad de Guanajuato, palpita debajo del templo de San Diego cuando entran sus visitantes.


“Devotos insectos, sagrados corazones”

Angélica Escárcega Rodríguez

Escenarios Aleatorios, Imágenes Etéreas

Las artes propiamente dichas, las bellas artes,
Aprovecharían todavía más que la industria el estudio de los insectos.
Jules Michelet, El Insecto.

Un maravilloso universo palpita cercano al nuestro. Miles de voces, colores, pasos y aleteos diminutos, acechan nuestros movimientos, conviviendo con nosotros. Caminando nuestros caminos. Este universo -sutil y misterioso- es inmenso y sin embargo, es posible que podamos abarcarlo con la palma de la mano. Es el mundo de los insectos.
El gran historiador Jules Michelet, a mediados del siglo XIX. Ya establecía a las complejas comunidades de insectos como un espejo de la naturaleza humana. Como un recuento de nosotros mismos a través de las complejas sociedades de insectos.
Estos, son habitantes recurrentes entre los temas fundamentales de la obra de Angélica Escárcega. Ella, ha logrado rescatar y obligarnos a repensar en el legado cotidiano de aquellos, micro-universos. Ha logrado traspasar las definiciones para llegar hasta el subsuelo de las imágenes. Ahí, donde por instantes o por trazos, los rasgos de lo humano parecen entremezclarse con alguna extremidad o el sutil aleteo de una mariposa, una libélula o un escarabajo.
Angélica, logra adentrarse con firmeza, decisión y maestría, en diversas disciplinas: el grabado, la cerámica y la talla en madera. Para permitirnos entrar a ese universo, poblado de maravillosas criaturas que parecen acogerla y revelarla a un tiempo.
A Escárcega le tomó algún tiempo volver, encontrar nuevamente su lugar. Quizás, por un lado, buscando el descubrir este puente que hoy nos presenta enlazando dos mundos. Pero también, el encontrar el camino que nos permite asistir hoy a la compleja metamorfosis de una gran artista.
Fernando León Castro