Madrid, 13 Dic (Notimex).- La Fundación Mapfre presentó hoy aquí su nuevo Espacio Miró, en el que de forma permanente expondrá unas 60 obras del artista catalán, así como cuatro piezas que el escultor estadunidense Alexander Calder le obsequió.

La sede de la fundación dedicará algunas de sus salas a este nuevo espacio, que permanecerá abierto independientemente de las demás exposiciones temporales que alberga el centro cultural, y que permite recorrer la trayectoria de Joan Miró (Barcelona 1893 – Palma de Mallorca 1983).

El director de Cultura de la Fundación Mapfre, Pablo Jiménez, y el director del campus Madrid de la New York University y especialista en Miró, Robert Lubar Messeri, presentaron el nuevo espacio como una alternativa más a las colecciones ya existentes en España del artista catalán.

Jiménez explicó que las más de 60 obras pertenecen en su mayoría a cinco colecciones particulares que han entregado las piezas a la Fundación Mapfre por cinco años, y con opción a renovar de forma automática, lo que le da permanencia al nuevo espacio.

Destacó que la colección permanente expuesta a partir de este martes permite estudiar la relación de Miró con Calder, con el que intercambió numerosas obras a lo largo de su amistad de años.

Lubar Messeri comentó que la colección muestra “un Miró más insólito y menos conocido, más expresionista, contundente, casi violento en algunas formas”.

La exposición se divide en cinco secciones: la primera es la relación con Calder; la segunda “El signo y el gesto” incluye pinturas de influencias de expresionistas abstractos y lienzos rasgados.

La sección “Mujeres, pájaros, estrellas” destaca las pinturas con esos tres motivos, que marcan una importante identidad en la evolución del artista, mientras “Las cabezas” incluye obras de figuras un tanto monstruosas y en algunos casos con humor.

La quinta sección es “Desafío a la pintura” con las obras que Miró compró en mercados de pintores desconocidos y sobre ellas pintó y dejó su marca como una forma de mezclarse y dar forma a su idea alguna vez expresada de “asesinar la pintura”.