El gigante

Quijote de hemoficción / Luciano Trigos

Con motivo de la celebración de los 25 años de creación, este museo se condecora con un mural creado exprofeso para el rellano de su escalera, con esta magnífica obra artística, se pretende dejar huella del intenso dinamismo y vida que está viviendo la institución museística, como un reflejo para la posteridad del quehacer plástico del momento.
Para ello se comisionó Luciano Trigos, quien ha conformado en su prolífica carrera una propuesta plástica y estética sólida que bien representa las ideas vanguardistas, pero también de tradición, en las que está imbuido el museo y centro de arte y cultura quijotesco.
Para su creación Luciano Trigos realizó una residencia artística de cuatro meses, a través de los cuales, vivió plenamente en el museo, dedicando entre diez y doce horas diarias a la realización de este magnífico mural de 23 metros cuadrados, realizado en esmalte sintético sobre madera, el cual se podrá disfrutar a partir del 18 de septiembre.
Son muchos los tópicos que podríamos abordar sobre la propuesta estética de la hemoficción y su aplicación en la plástica de Lucino, sin embargo hemos decidido que no hay mejor manera de hablar sobre ésta, que en las letras de su principal teórico, el escritor Juan Trigos, quien sobre el cromo-dinamismo en la pintura de Luciano Trigos nos dice:

Luciano Trigos no recrea imágenes, es productor de cromo-dinamismos abstractos. El artista parte del mirar mismo, cuyo centro es la propia creatividad en fuga, perfección del trazo y alucinación en las ideas. Coloca al ojo en primer término y llena lo que podrían ser espacios con células estéticas que se reproducen en sentidos insólitos. Cada cuadro es un manantial de visibilidades.
El ojo discurre con su propia materia prima: forma, movimiento, color. El cosmos de ninguna manera es como lo pinta Luciano Trigos, sino más feo –la estética del artista intenta enmendar las fallas de Dios o adherirse al constante parir de la Naturaleza.
Los cuadros del pintor Luciano trigos son producto de visión lateral y germinante. Células plásticas nacen, crecen y se reproducen dentro de la forma abstracta original, y, al mismo tiempo, siguiendo una especie de desarrollo autónomo, se despliegan estos seres ficticios, de Hemoficción, hacia la objetivación, desean ser tocados, entrar de facto al mundo de las tres dimensiones y ofrecer al receptor posibilidades concretas.
Juan Trigos